dimarts, 29 de juliol de 2008

OVNIS EN LA ANTIGÜEDAD

"El pasado abundó en dioses desconocidos que visitaron la Tierra primitiva en naves espaciales tripuladas", dice Erich Von Däniken en su libro de 1968 sobre la existencia de extraterrestres titulado Chariots of the gods?. Esta obra popularizó la irreprimible idea del autor de que visitantes del espacio se aparearon con los ancestros humanos para crear una raza de inteligencia superior. Para apoyar su teoría sobre antiguos astronautas, Von Däniken y otros que coincidían con él examinaron los monumentos, obras de arte y artefactos de antiguas culturas. Basando su conclusión en investigaciones que según él mismo admitió tenían ciertas fallas, sostuvo que algunos de esos artefactos representaban naves espaciales y viajeros cósmicos que descendieron a la Tierra en tiempos primitivos. Para algunos investigadores de ovnis, los acontecimientos trascendentales presentados en la Biblia tienen un significado que supera el alcance de cualquier religión organizada. Estos investigadores ven en las crónicas una historia escrita única en apariciones de ovnis. Examinada desde este punto de vista, la Biblia brinda docenas de ejemplos de objetos voladores no identificados. Casi cualquier visión en los cielos puede verse como una visita extraterrestre. Algunos Ufólogos, por ejemplo, creen que la estrella de Belén que condujo a los tres reyes magos al infante Jesús, era un plato volador. Y un predicador neoyorquino llegó a la conclusión de que Dios podría haber sido un extraterrestre deseoso de guiar a los seres humanos durante las crisis terrenas. En apoyo de las suposiciones de los ufólogos bíblicos existe, además, una iconografía histórica muy abundante.