dijous, 24 de juliol de 2008

ROBO EN UN CASINO DE BRUSELAS

Cuatro personas enmascaradas y armadas asaltaron al casino de Bruselas, llevándose un botín de unos 820 mil euros. Tim Cullimore, director de la sala de juego, comunicó a la prensa que los asaltantes amenazaron a los empleados y a los alrededor de 50 jugadores presentes en el momento del robo y los obligaron a permanecer tirados en el piso. Afortunadamente las víctimas solamente se llevaron un gran susto, ya que nadie resultó herido. Cabe mencionar que uno de los ladrones estaba armado con una ametralladora. Todos los malhechores actuaron de forma muy “profesional”: conservaron siempre la calma y no hicieron uso de las armas. En un principio, el casino, que nunca había sufrido ningún atraco, dio a conocer que el monto robado ascendía a los 600 mil euros. Los ladrones arribaron al establecimiento en horas de la mañana y mientras dos ellos vaciaban las cajas de la sala de juegos, los otros dos hacían lo mismo con el cofre de seguridad. Hablaron muy poco entre ellos y usaron como medio de comunicación principalmente los mensajes de texto. Una vez que consiguieron el dinero, se escaparon en un automóvil que llevaba la matrícula de un taxi. Un policía siguió a los hombres pero perdió la pista de ellos en los suburbios de la capital belga.