dissabte, 6 de setembre de 2008

KARMA

Es una bonita palabra, KARMA, y una romántica idea… todo lo que haces te es devuelto; es decir, si eres una persona malvada, recibirás mal; si, por el contrario, eres una buena persona, te sucederán cosas buenas… sí, me parece una idea romántica.Estoy viviendo momentos de dudas, de cuestionarme planteamientos que creía bien asentados en mi vida. La cuestión kármica es una de esas. Hasta ahora creía firmemente en que el universo busca su equilibrio; pensaba que, puesto que mi percepción de la realidad no sólo es subjetiva sino también parcial, no me corresponde a mí juzgar las cosas que pasan. La idea de que todo sucede por algún motivo me ha ayudado a soportar lo que he estado viviendo los últimos meses. Pero ¿no significaría eso que todo forma parte de un "plan maestro" (por llamarlo de alguna forma)?La idea de karma habla de orden y puede que ahí sea donde esté el conflicto. No se trata de que últimamente haya estado coqueteando con el Caos y eso me lleve a la duda. Se trata de que toda mi vida he sido consciente de que el Caos existe a mi alrededor y por ello siempre he dedicado enormes esfuerzos intentando imponer orden. Ahora me doy cuenta, no sólo de la inutilidad de mis esfuerzos, sino de la cantidad de energía que he desperdiciado luchando contra algo que podía haber jugado a mi favor.Recientemente me he dado cuenta de que el Caos es la mayor fuerza que existe en el Universo, está en todas las cosas y lugares, nada se salva de su poder… Entonces, ¿qué sentido tiene creer que el Universo busca el equilibrio? ¿No es el equilibrio una cuestión de orden?Si miras a tu alrededor podrás comprobar que la justicia no existe, si fuese así no morirían niños por la sencilla razón de que aun no han tenido tiempo de hacer daño. ¿De verdad a la mala gente le ocurren malas cosas? Conozco a gente incapaz de devolver un golpe, se quedan quietos cuando les dañan por no dañar a otros. ¿Dejan de recibir golpes? NO.A veces la gente se consuela pensando que esas personas a quienes no les importa joderles la vida a otras por obtener un beneficio personal (generalmente de índole material), son infelices porque sus cónyuges les dejan o sus hijos fallecen… pero esas cosas también les pasan a los demás así que, ¿cómo se podría considerar un castigo?¿No es la idea del Karma igual a la de cielo/infierno que me enseñaron en el colegio? Se resume diciendo que si haces bien recibirás bien o irás al cielo… y has de esperar exactamente el mismo tiempo para la recompensa: hasta después de morir. ¿No se trata por lo tanto de otra forma de manipulación y control?Supongo que se requiere de una fe de la que yo carezco para poder creer en algo ciegamente.Si parece que con mis palabras estoy diciendo "sé una mala persona", me estoy expresando mal. Lo que digo es que hay que responsabilizarse de la propia vida, no vivir como víctima del destino ni ninguna otra cosa parecida. Digo que pienso que debemos actuar según consideremos mejor o según la filosofía oriental "no hagas a otro lo que no te gustaría que te hicieran a ti" pero por responsabilidad, por lo que podamos considerar mejor para nosotros y para lo que nos rodea, pero nunca por temor a represalias divinas o kármicas; al fin y al cabo vienen a ser lo mismo.

1 comentari:

Anònim ha dit...

Sí, existe un plan maestro...los frutos se cosechan en esta vida o en otra venidera.
Yo dije palabras de paz y luego recibí paz en mis experiencias...dije palabras de miedo y el miedo me fue devuelto. Ofrecí amor y amor recibí, quizás no de esa persona...pero sí de otra que me lo dio sin esperar nada a cambio...Pero todo en la dualidad tiene dos polo, bien, mal...etc Pero en otras dimensiones a las que se supone que llegaremos en breve el todo es el todo.
Yo siempre, pase lo que me pase, confío en Dios y sí sé, que todo es para el bien de mi alma...todo.

Ahora mismo, mi vida está en manos de DIOS, pero es que siempre ha sido así...pero ahora me doy cuenta.

Jesucristo dijo yo soy el camino, la verdad y la vida...y el que cree en mí, aunque muera, vivirá para siempre.

YO ESTOY SEGURO DE QUE LLEVO A DIOS DENTRO DE MÍ Y ASÍ LO MANIFIESTO Y LO DECRETO Y ESTOY SEGURO DE QUE ÉL ME PROTEGE DE TODO MAL Y DE CUALQUIER INFLUENCIA MALÉFICA.

ASÍ SEA...SIEMPRE.