diumenge, 12 d’octubre de 2008

UNA PUERTA A OTRA DIMENSION

DOS AMIGAS COMPRUEBAN QUE UNA GASOLINERA HA DESAPARECIDO TEMPORALMENTE DE SU UBICACIÓN
"Lo que voy a relatar a continuación sucedió hará un par de años en la zona de Alicante. Por motivos personales, una amiga y yo hacíamos frecuentes viajes a Alicante entre los meses de junio y septiembre. Ibamos prácticamente todos los fines de semana y siempre nos alojábamos en el mismo sitio. Un pueblo no muy grande en la Vega Baja. Teníamos los horarios cambiados, puesto que dormíamos de día y salíamos de noche. Y todas las noches la misma rutina. Ibamos a una gasolinera cercana a comprar algo para comer y luego nos bajamos a la playa a pasear. Así todas las noches. Hasta aquí todo normal. La última noche de una de nuestras estancias decidimos variar un poco la rutina y decidimos subir a unas murallas que había muy bonitas. Nos sentamos en ella y estuvimos hablando durante horas. Más tarde decidimos ir a dar un paseo por la playa. Hicimos todo el recorrido de manera habitual y al llegar a la entrada de la playa, de forma automática y simultánea nos miramos a los ojos y de manera unánime dedicidimos no entrar. No hizo falta decir nada. Lo extraño vino después. Nos acercamos a la gasolinera a la que íbamos TODAS las noches y nuestra sorpresa fue absoluta. Te garantizo que la gasolinera que tan bien conociamos NO estaba. Estaba el solar. Y no había manera de perderse, puesto que además de ir todos los días, estaba al principio de la subida a las murallas en las que habíamos estado un rato antes. Automáticamente decidimos ir a nuestro alojamiento. A la mañana siguiente volviamos a casa. El autobús pasó por la gasolinera. De forma unánime y sin hablarlo, decidimos no volver a poner los pies por aquella zona. Han pasado cerca de tres años y es ahora cuando entre nosotras hemos comentado el suceso. Por más que hemos tratado de buscar una explicación lógica, no la hemos encontrado. Y lo vimos las dos."