dissabte, 21 de març de 2009

LA HORROROSA MUERTE DE WILLIAM WALLACE

William Wallace, nombre del protagonista en "Braveheart" (Mel Gibson) es un rebelde escocés, que lidera una revuelta popular contra el cruel rey Edueardo I de Inglaterra apodado "Longshanks" (Piernaslargas), que quiere conseguir para él la corona de Escocia y anexionarse el país, aprovechando que el último rey no tuvo herederos. Este no es un pesonaje de ficción como muchos otros. William Wallace existió de verdad y su historia fue tal, como relata la película Braveheart. Wallace huyó de los intentos de captura ingleses hasta el 5 de agosot de 1305 , cuando John Menteith (también llamado False Menteith) le entregó a los soldados ingleses de Roybroston en Glasgow.

Los ingleses mostraron con el rebelde escocés una crueldad exagerada incluso para la edad media ya que literalmente "remataron" a Wallace. Le arrastraron con un caballo casi siete kilómetros desde Wemistminster a Smithfield, le castraron, le colgaron, le descuartizaron mientras aún estaba con vida, le destriparon y le cortaron la cabeza.Sus extremidades fueron repartidas por distintas partes de Inglaterra: su brazo derecho lo enviaron a Newcastle, su brazo izquierdo a Berwick, su pie derecho a Perth y su pie izquierdo a Aberdeen ; su cabeza fue colgada en el London Bridge para avisar de lo que pasa a los que se rebelan. Como último detalle la frase: "puede que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán la libertad" no es de Wallace. Fue una adaptación que hizo un guionista de Braveheart de un fragmento de la obra Enrique V, de William Shakespeare.

En Stirling, en el museo de William Wallace se encuentra una réplica de la espada, la cual mide más de metro y medio de longitud...