dissabte, 25 d’abril de 2009

SALVAJE AGRESIÓN DE UN JUGADOR DE FUTBOL

El Madrid ganó un partido, pero perdió a tres jugadores para la cita del domingo en el Sánchez Pizjuán con el Sevilla : Pepe, que será sancionado con dureza por su brutal agresión a Casquero que le costó la expulsión; Robben, que apenas jugó 17 minutos porque volvió a sufrir otra lesión muscular, e Higuaín, el héroe ante el Getafe por sus dos goles, que vio la quinta cartulina amarilla y tampoco jugará en Sevilla.

"Espero que a Pepe le pongan 10 partidos como mínimo", dijo ayer indignado Ángel Torres, el presidente del Getafe, mientras el colegiado Delgado Ferreiro relataba en su acta la agresión del brasileño: "Una vez en el suelo y con el juego detenido, le propinó una patada al jugador objeto de la falta, y un puñetazo en la cara a un adversario. Dicho jugador, cuando abandona el terreno de juego, se dirige al cuarto árbitro con la siguiente frase: 'Sois todos unos hijos de puta'". No solo eso. Pepe también hizo otra cosa ilegal: "Este mismo jugador, y tras la consecución del tercer gol local, apareció en el terreno de juego y se fue corriendo hacia un córner para abrazar a sus compañeros", comentó el árbitro en el acta.

El entrenador del equipo blanco también se refirió al suceso. "En casos así yo siempre dejo una pequeña disculpa para él", dijo Juande Ramos, mientras Pepe salió a disculparse: "Me calenté, no debí hacerlo. Pido perdón, estoy muy arrepentido".