dijous, 4 de setembre de 2008

UNA PITÓN REVIENTA TRAS TRAGARSE A UN CAIMÁN ENTERO


La pitón de la imagen, tuvo una cena indigesta. Es una pitón birmana de casi cuatro metros de longitud que reventó literalmente tras tragarse entero a un caimán.

“Se puede ver como la cola y las patas del caimán sobresalen e la pitón casi intacto mas o menos por la mitad del cuerpo de la serpiente”, expreso Skip Snow, biólogo del Parque Nacional de los Everglades en Florida.

La cabeza de la serpiente no ha sido localizada hasta ahora, pero si algunos huesos de la mandíbula. Para los expertos, esta conducta en las pitones, que no es nueva, pero si se esta volviendo frecuente en los ultimos años, desafía la posición de líderes de los caimanes en este hábitat, incluso si las pitones atacan y vencen a los caimanes, es posible que lo hagan también con otras especies.