dimarts, 2 de juny de 2009

RICHARD SPECK

-Nombre completo:Speck, Richard. -Fecha de nacimiento:Diciembre de 1941.
-Lugar de nacimiento:
Kirkwood [Illinois / EE.UU.].

-Asesinato de ocho mujeres durante una borrachera. -Se introdujo a punta de pistola y cuchillo en la residencia de las jóvenes. -Cadena perpetua. Falleció en prisión a finales de la década de 1990. -De niño, se golpeaba la cabeza con un martillo sin razón alguna.

El de Richard Speck es un caso claro de demencia desde la misma cuna. Portador del cromosoma XYY -mal llamado por muchos cromosoma del crimen-, su vida es un claro ejemplo de los problemas que comporta esta variante del cariotipo 47: Inteligencia disminuida, conducta dispersa, irreflexión, dudosa identificación sexual y labilidad emocional. No resulta extraño, pues, que muchos delincuentes porten el XYY, pero ello no se debe a que dicho cromosoma incite al delito sino, antes bien, al hecho de que no es predecible que un individuo porte el cromosoma -pues no es una malformación hereditaria- y por tanto es imposible anticipar sus repercusiones en la vida y la conducta de los sujetos.

Por otra parte, Speck era el séptimo de ocho hermanos y su familia quedó desestructurada cuando él tan sólo contaba seis años, ya que su padre murió. La madre era una fanática baptista que educó a sus hijos con rigor excesivo, si bien cometió el error de casarse con otro hombre que bebía en exceso y maltrataba a los críos con asiduidad. Esto, unido a sus problemas genéticos desconocidos, hicieron que Richard pudiera hacer poco más que terminar los estudios elementales y comenzase bien pronto a mostrar tendencias disolutas. Las malas influencias también hicieron lo suyo pues, desde muy joven, Speck anduvo siempre enredado con tipos mayores que él, y que le introdujeron en las drogas y el alcohol. Dos graves costumbres que nunca pudo -ni supo- abandonar.

No resulta extraño que Richard Speck comenzase muy pronto a entrar y salir de la cárcel. Tampoco que fracasara en su matrimonio, o que fuese incapaz de conservar cualquiera de sus múltiples trabajos más allá de un mes.

Encontrándose en Chicago en la noche del 13 de julio de 1966, un Speck completamente borracho y drogado se las ingenió para acceder al apartamento en el que vivía un grupo de jóvenes estudiantes de enfermería. Amenazándolas a punta de pistola y cuchillo, las ató y fue introduciéndolas una tras otra en un cuarto contiguo donde las fue asesinando sin piedad. Se dijo que Speck había abusado sexualmente de todas ellas, pero no fue cierto ya que sólo fue capaz de practicar sexo con una. En todo caso, ebrio perdido como estaba y fuera de control, no se molestó en ocultar sus huellas. No fue este su peor error. Cometió otro aún más grave al dejar a una de las enfermeras -una mujer de origen hispano llamada Corazón Amurao- con vida y permitir, pues, que le denunciara. La chica se había hecho pasar por muerta tras ser agredida por Speck.

La policía no tuvo problema alguno para echarle el guante pocas horas después. En un principio se le condenó a muerte, pero le fue conmutada la sentencia al descubrirse su anomalía genética. Interesa terminar con una sorprendente paradoja: Speck recibión en prisión cientos de cartas de mujeres que le deseaban como novio -quizá por el mito acerca de su potencia sexual-, pero el decidió hormonarse y adoptar el transexualismo hasta el fin de sus días.